domingo, 21 de junio de 2015

CAPITULO 3 (Almas al vuelo)

"Dios... por favor perdona todos mis pecados y alumbra mi camino... te lo ruego señor" Leyana habia detenido un ataque a una de las aldeas que se encontraban en la tierra, los demonios yacian en todas partes... ella ya se encontraba muy lejos del palacio, cerca de los limites del reino. Habia salvado a los humanos de su dimención, resguardando a todas las personas de la aldea dentro de sus hogares, creo un hechiso de protección sobre toda la zona. Todo humano y angel podria entar a la barrera, pero no seria igual para los demonios.
Al terminar Leyana se alejo de la aldea unos cuantos kilometros a descansar cerca de un arroyo. Su mente viajo al pasado cuando ella todavia luchaba en la primera guardia del ejercito de algeles junto a su hermano.
No fue complicado el mezclarse entre los chicos jovenes ya que el cuerpo de ella no se habia desarrollado del todo. Ley el dragon de hielo... asi la llamaban ya que todo demonio se paralizaba ante su ataque. cuando su padre se entero Ley desaparecio de entre las filas de los guerreros, regresando a ser solo Leyana.

Cuando ella empezo a crecer sus poderes más que su gemelo la resguardaron detro del palacio, reforzando campos de fuerzas en distintas zonas de la region pero ella sabia que no era la solucion para detener la guerra. Si ella no buscaba la solución, toda su dimención quedaria en ruinas como ella lo habia previsto.

Despues de haber recuperado su fuerza ella decidio no volver a ser Leyana si no Ley el dragón de hielo, la cual defenderia a toda alma pura en esta guerra.Cubriendose el rostro emprendio el vuelo hacia el bosque en busqueda de algun ataque a los humanos.